C ON S U L T A _ M É D I C A _ INTEGRAL

Adriana Marcela Sánchez Otero
Salud Integral Matrística / Terapia Coramai ©

Médica Cirujana Universidad Nacional

Vivir desde el Corazón: Sentir y Crear Vínculos Amorosos, Cuidado Mutuo, Reciprocidad, Salud Integral, Escucha Interior, Presencia, Vivencia, Conciencia Corporal y Sabiduría.

sábado, 29 de abril de 2017

DÍA DE LA NIÑEZ

En un día como hoy celebrando el Día de los Niños en Colombia y también el Día Internacional de la Danza.

Con todo lo que ha pasado ultimamente, es un enorme desafio vivir una niñez en total plenitud, tranquilidad y asombro. Como adultos nuestra responsabilidad va más allá de los niños y niñas de nuestra familia...los niños son nuestra siguiente generación y merecen nuestra dedicación, respeto, amor y cuido...en todo momento, en toda circunstancia.

Propiciemos espacios saludables, nutricios, entrañables...para todos, todos. Recordemos -y cuidemos-a ese niño/niña interior que llevamos dentro, y dejémosle ser.  Esa es una acción saludable y urgente en nuestro tiempo, en nuestro territorio.

En un día como hoy que la alegría danzarina de la vida me contenga y nutra, y a cada uno de ustedes también.

En un día como hoy danzaré con gozo y agradecimiento, fluyendo con los vitales instantes...de lo cotidiano.
¡Que nuestras acciones valgan la alegría y no la pena!

sábado, 22 de octubre de 2016

EL MOVIMIENTO OSCILATORIO

Hoy es el Día Mundial de la Oscilación.
La oscilación es la fluctuación, variación o perturbación en un sistema.  Es el movimiento en incremento o descenso desde un centro, es la pendulación de los procesos.

Mas allá del contexto científico, oscilación es movimiento; es moverse a la periferia y regresar al centro. De forma armónica, recuperar el equilibrio.

Cada instante de vida implica  oscilación. Cada repetición "connota" un aprendizaje. Cada fluctuación "conmueve" algo en tí. Ojalá sin tensión, con sutil intensidad y en  plena consciencia.

Te invito a oscilaciones benéficas, conscientes y profundamente equilibrantes.

Adriana Marcela 

jueves, 25 de agosto de 2016

LOS NUEVE "HACERES" PARA SENTIRNOS EN HOGAR

Durante varios años, he venido reflexionando -y compartido mi sentir- sobre la importancia del hogar, como ese espacio sagrado que habitamos y somos, que trasciende  lo físico y que compartimos con unos y otros en la medida en que la confianza, el amor, el respeto y el cuido fluyen libremente y donde se siente que todo es posible -o puede llegar a serlo-, porque yo soy aceptada por Ser cómo Soy y te acepto por Ser como Tu eres; ese espacio sagrado donde el Universo entero reside, donde el flujo de la  vida es. Donde para mi  reside...la interconexión de Todo  lo que Es:

"Yo honro el lugar en Mí donde el Universo entero reside. 
Yo honro el lugar en Tí donde el Universo entero reside. 
Yo honro el lugar en Mí donde habitan 
Amor, Luz, Alegría, Verdad, Paz y Gracia 
Y Honro el lugar en Tí donde también habitan. 
Yo honro el lugar en tí, donde si tu éstas en ese lugar dentro de Tí 
y yo estoy  en ese lugar dentro de Mi, somos  Solamente Uno. 
Somos  totalmente  Universo.
 Somos simplemente Amor"

Sentirme en  hogar es de las experiencias más valiosas en mi vida, es mi equilibrio entre aguas y fuegos transmutadores, es la presencia viva de la Vida Pacífica que decidí asumir como estilo de vida hace tanto tiempo (http://losagradofemenino.blogspot.com.co/2016/02/la-vida-pacifica.html).

Compartirme en hogar es de los gozos mas sublimes que he tenido. Los gozosos desafíos de vida entre los que resalto el Amar incondicionalmente y el Vivir con plenitud cada instante, nutren  mi hogar. Hogar no solo es compartir con otros, es compartir contigo entrañablemente y compartirte. En tiempos como los actuales en los que siento que el agite diario y la rutina corroen los vínculos, es aun más necesario nutrir el Hogar, nutrir el Ser  y procurar que los vínculos sean nutricios, saludables  y entrañables. He compartido  mi Ser, mi Hogar. Y otros me han compartido el  suyo. Eso es excelso, es sublime. 

Ahora, cumpliendo un  año en el que he podido observar y reflexionar sobre mi experiencia laboral en torno a  la violencia  intrafamiliar, me reafirmo en esos "haceres" que otrora he manifestado como propiciadores de verdaderos  hogares, ya sea que se esté en familia o no. 

En el hogar, cada ser es aceptado y acepta; allí es donde la vibración del Ser logra equilibrio fácilmente y donde el refugio es manifestación.

Esos  Haceres simples, sencillos y cotidianos, que poco a poco han  ido diluyéndose en el día a día, abandonándose como acciones caducas, son  nuevamente convocados, para que la expresión de lo sensible sea, para que  el sentir se nutra del hacer coherente en nuestras vidas. 

Invito a cada lector(a) a manifestar en su cotidiano, un  buen vivir, un vivir en plenitud, mientras nos compartimos unos con otros, entre seres que unidos por lazos de sangre, lazos de afecto o de convivencia, trabajamos colaborativamente para sentirnos en hogar. Cuan importante es, cuando en nuestros hogares hay infantes, que están creciendo y desarrollándose para vivir plenamente su humanidad. 

Me siento complacida y afortunada de haber compartido -y seguir compartiendo con relativa frecuencia- estos haceres en familia, en hogar. Son haceres que permiten el encuentro.

1. DialogarLa palabra  humana tiene un enorme poder. Cuando nos damos el permiso de comunicarnos, de expresar lo que pensamos -y sentimos- y reflexionamos,  estamos construyendo conocimiento y valoración. Tiende la gente a dar su palabra fácilmente y poco  cumplirla. Al procurar tiempo  para hablar de todo un poco o  algún tema en profundidad, le damos a entender al otro (a) que lo que piensa -y siente- es importante y abrimos nuestras mentes y corazones. Compartimos valor.

2. Aceptar las  diferencias: Es en la diversidad biológica y psicológica donde realmente se  vivencia lo iguales que somos.

3. Cuidarnos en reciprocidad: Es la expresión máxima del Amor. Todo lo que amamos  lo cuidamos, le prodigamos tiempo, energía, intención y acción.

4. Ordenar el  espacio  común: Si compartimos  y usamos las cosas de casa, lo sano es que entre todos el orden de las cosas se mantenga, eso facilita los otros haceres y da un sentido de pertenencia y valor por todo lo que existe. El orden externo contribuye al interno, y nos motiva a  cuidar la casa común a todos, nuestro planeta.

5. Jugar:  Nada hay  mas serio como  el jugar y  generar risa propia o en otros. No importa la etapa de ciclo vital en la que cada ser se encuentre.  Jugar posibilita la vivencia del asombro, de la solidaridad, del aprender a perder, del aprender a ganar, del aprender lo verdaderamente importante en la vida.

6. Agradecer la gracia:  Permite valorar el mérito en todas sus dimensiones.

7. Cocinar juntos: y en lo posible consumir los alimentos juntos. La alquimia del fogón y  su nutrimento se potencializan; aprendemos sobre transformación, asimilación y transmutación. Si  hay olla común, que  también sea común lo nutricio.

8. Expresar  el afecto: Porque es valioso y signo de  humanidad; la caricia revitaliza, inspira, acrecenta el amor, la ternura, el sano apego. Cuánto ser hay  por ahí desconectado corporalmente, ajeno al sentir de  Sí, al sentir del otro(a), a sus ritmos y sentires!

9. Leer juntos:  no sólo  cuentos, de noche y de tanto en tanto; es aprender a leer la vida, al otro, al propio  cuerpo, es percatarse de las  señales e interpretarlas. Es comprender que todo  lo  que se ha vivido, nutre el ser que hoy se es.

Hacemos otras diversas acciones en nuestros  hogares, en nuestro diario vivir,  mas siento que estas reúnen  el propósito del para qué estar juntos:...para crecer, en Gracia, Gozo y Gratitud,  para crecer en Amor y  Humanidad.

¡Plenos haceres!  ¡Gozosos sentires!